Cómo cuidar y acompañar a una persona con depresión Previous item Creo que necesito ayuda...

Cómo cuidar y acompañar a una persona con depresión

Cómo cuidar y acompañar a una persona con depresión

Toda persona que convive con alguien que padece un proceso depresivo le preocupa mucho cómo tratarle y hacerlo bien.

No sabe si hace bien, obligándole a que se levante por las mañanas de la cama, diciéndole que tiene que ducharse, que coma un poco, que no esté todo el día tumbado en el sofá, animándole a que se distraiga con algo…..

Que difícil se hace cuidar y acompañar cuando no se sabe cómo y cuanta desazón provoca esto.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo cuya principal manifestación es un ánimo bajo y habitualmente con dificultad para disfrutar o sentir emociones positivas, que se mantiene durante un tiempo prolongado y se acompaña de otros síntomas como la pérdida de interés y la falta de energía o vitalidad. La persona que la padece le provoca una incapacidad importante en todas las esferas de la vida.

Un trastorno depresivo no es reaccionar con tristeza ante un acontecimiento de la vida duro e indeseable, no es un problema de falta de voluntad, de no querer esforzarse, de ser un débil. Cuando nunca se ha padecido, suele resultar muy difícil entender cómo es posible que alguien no tenga ganas de levantarse de la cama o de hacer las cosas con las que antes disfrutaba. Es un gran error pensar que si el otro se esforzara un poco y pusiera interés, su estado de ánimo mejoraría.

La Depresión es una enfermedad y es una de las más frecuentes del siglo XXI. Y estar triste no es lo mismo que estar deprimido, en la depresión aparecen otros síntomas como la valoración negativa de uno mismo, la baja autoestima, dificultad para concentrarse y tomar decisiones, muy poco interés en relacionarse con los demás, hay una tendencia a aislarse, a no salir de casa. Disminución o alteración del deseo sexual, alteración del sueño, falta de apetito o atracones y sensación constante de fatiga y pérdida de energía.

Son varias las causas de la depresión: psicológicas, biológicas y sociales. No hay una sola causa para la depresión, un trastorno depresivo puede desencadenarse por sucesos estresantes pero realmente se produce por la unión de diferentes causas psicológicas, biológicas y sociales.

Lo primero que tenemos que tener claro es que la depresión es una enfermedad, debe ser tratada y que los síntomas paulatinamente irán desapareciendo con un tratamiento psicológico y con la medicación adecuada

Cuando nuestro familiar o amigo no hace las cosas de antes no es porque no quiera sino porque realmente no puede. Claro que se sufre mucho cuando la persona a la que queremos ya “no es como era”, quisiéramos que se recuperara rápido, muchas veces nos frustramos y queremos acelerar el proceso especialmente en depresiones que no siendo muy graves, desde el punto de vista psiquiátrico, son de larga duración y se tiene que convivir con un amigo, familiar, triste y muy desanimado durante mucho tiempo.

La mejor forma de ayudar y acompañar a una persona que padece depresión es ser conscientes de que se va a curar aunque sea un proceso, en ocasiones, muy lento, esto nos ayudará a tener paciencia. Nuestra actitud debe de ser de estar atento pero sin agobiar.

Ten una actitud compresiva, evita frases del tipo “no te agobies que esto es sólo de nervios” y “deberías poner más de tu parte”, por el contrario, mantén una actitud positiva transmitiéndole tu convencimiento de que saldrá de su situación con la ayuda especializada de un profesional, mantente firma de que siga el tratamiento, muéstrale tu cariño sin sobreprotegerle, anímale en los cambios positivos que vayan apareciendo, no muestres “tus prisas” por que cambie la situación y jamás le juzgues. En los momentos de angustia, ayúdale a que hable, ten paciencia, que pueda ir desahogándose calmará también su miedo por lo que ahora esté sintiendo. Anímale a que haga ejercicio, a que realice tareas pequeñas que le ayudarán a sentirse un poco mejor.

Un familiar o un amigo no pueden curar la depresión de su ser querido pero sí pueden dar un apoyo y cariño insustituibles. Nuestra actitud positiva, constante, de apoyo, sin juicios hacia él serán de gran ayuda para que esas horribles nubes negras vayan desapareciendo.

Os dejo un video que publicó hace un tiempo la OMS (Organización Mundial de la Salud) y que podéis compartirlo y visualizarlo con la persona que queréis y que ahora está atravesando un proceso depresivo: “I had a black dog, his name was depression”

Añadir un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con un *

Teléfono: 610545516
Email: patricia@patricia-alarcia.es
Rafael Calvo 42,
28010. Madrid